Explanada de la escuela

Breve historia de la Escuela Normal Miguel F. Martínez

La necesidad de una formación para los maestros irrumpe, históricamente, al mismo tiempo que inicia México su vida independiente, es entonces cuando las primeras Escuelas Normales se conciben con la intención de formar y elevar la capacitación de los docentes, con el propósito de empezar a ofrecer una educación popular.

En 1844, en nuestro Estado, se tuvo la idea por primera vez, de instruir profesores de educación primaria, bajo la influencia del sistema lancasteriano, y fue el 5 de julio de 1844 cuando se constituyó una academia que cobijó este primer proyecto académico; la Dirección estuvo a cargo del Lic. Francisco P. Morales, pero realmente fue de corta duración a consecuencia de la guerra de los Estados Unidos y la escasez de alumnos.

El 23 de noviembre de 1870 se expide el Decreto que establece la creación de la Escuela Normal del Estado, esto es, como la primera Normal Oficial del Estado. El 15 de diciembre de ese mismo año abre su matrícula; en ese momento el doctor José Eleuterio González funge como gobernador sustituto del estado de Nuevo León.

Durante los primeros años, el Director era el único maestro encargado de atender por completo al alumnado y todos los asuntos relacionados con la Escuela. La Normal de Profesores de Instrucción Primaria comenzó a funcionar en la casa No. 54 de la calle Puebla, que era el domicilio particular de su primer Director, el Lic. Amadeo Valdés, llegando a contar con 19 alumnos.

El Profr. Carlos Margáin, fue nombrado segundo Director de la Escuela Normal para Maestros. Inició las clases como su antecesor en su propio domicilio, del 5 de abril de 1874 a septiembre de 1875. Todavía diez años después de establecida la Escuela, era ineficaz por la falta de organización y sostenimiento adecuados.

En 1881 al ser nombrado el tercer Director, el Ing. Miguel F. Martínez Pérez, fue cuando la Escuela Normal para maestros vuelve a abrirse de manera definitiva y permanente.

El Ing. Miguel F. Martínez se hizo cargo de la Escuela, de mayo de 1881 a febrero de 1883, pero en este corto tiempo logró establecer las bases de la enseñanza normal propiamente dicha, en Nuevo León, y encauzar definitivamente su curso; correspondiéndole, además, el mérito de haber introducido en el Programa de Estudios por primera vez las asignaturas de índole estrictamente pedagógicas, dentro del nuevo concepto del Modo Simultáneo de Enseñar.

Como ya se mencionó, en los primeros años de su creación la Escuela Normal funcionó en la casa de sus maestros, posteriormente se realizaron sus labores en un Edificio situado en Colegio Civil, años más tarde se ubicó en las calles de Juárez y Tapia, en el edificio donde se encuentra la Escuela Primaria “Simón de la Garza Melo”. En 1967 se construyen las instalaciones ubicadas en Avenida Constitución y Profr. Gregorio Torres Quintero, donde permanece hasta la actualidad.

Nuestra institución recibe el nombre de Escuela Normal "Miguel F. Martínez" desde el año de 1943. El honor lo merece Don Miguel Filomeno Martínez Pérez, Ingeniero Topógrafo y Maestro Benemérito. Junto con Serafín Peña y Rafael Garza Cantú le cabe la distinción de ser el pionero de la formación de maestros y la educación básica de la entidad. Poco después, en 1945, durante el 75 aniversario se hizo oficial el escudo, el cual estuvo vigente hasta 1970.

Otro Decreto, el No. 7 del H. Congreso del Estado, publicado el 21 de octubre de 1970 en el periódico oficial, dictamina que la Escuela Normal sea considerada Centenaria y Benemérita. Desde entonces, el nombre completo de nuestra honorable institución es Escuela Normal "Miguel F. Martínez" Centenaria y Benemérita.

La Institución ha tenido reformas en: 1882, 1902, 1923, 1926, 1935, 1942, 1969, 1972, 1975, 1984, y recientemente, 1997, 1999 y 2002, estas últimas teniendo como marco de referencia el Programa para la Transformación y Fortalecimiento Académicos de las Escuelas Normales, son muestra de la gran obra académica realizada por esta gran Escuela, cuya labor ha contribuido en el mejoramiento del proceso de formación de profesores en Nuevo León y en el resto del país.

Con más de cien años de iniciar su obra de formación de maestros, la Escuela Normal "Miguel F. Martínez" Centenaria y Benemérita, continúa su histórica labor de impulsar entre sus alumnos la adquisición de conocimientos, desarrollar las habilidades, y promover actitudes y valores propios para desempeñar con calidad su trabajo docente profesional, llevando a todas partes el significado del lema de la institución "LUX, PAX, VIS", "Luz en la inteligencia, paz en el corazón y fuerza en la voluntad".